martes, 25 de febrero de 2014

¡Porque yo mando! (anticuado y obsoleto)

Publicado por El mundo de Constanza en 17:16 0 comentarios

¿Cuántas veces escuchamos esta odiosa frase cuando objetábamos la orden de un adulto? Seguro que mis abuelos y bisabuelos crecieron con ella y hasta hoy en día se sigue pronunciando.

Es probable que educar a nuestros hijos, guiándonos de esta frase, un día deje de darnos buenos resultados, provocando que nuestros hijos nos desafíen como acto de rebeldía.

Esta frase implica enseñar a los hijos a obedecer por obedecer, limitando así su capacidad de analizar y razonar el por qué de las cosas. ¿Que harán el día de mañana, cuando no haya quien les de ordenes? Por tal razón, algunos expertos en el tema de crianza, recomiendan enseñarle al niño a pensar, explicarles la razón por la que queremos que actúen de alguna manera y a reflexionar en las consecuencias positivas o negativas de sus actos.

En lo personal creo que la obediencia es para los animales, nosotros pensamos. Además la frase es autoritaria, y yo creo y apuesto por una educación y crianza en la que aprendamos a ser amigos de nuestros hijos. Muchos piensan que debemos enseñarles a los hijos que no son "nuestro igual", pero ¿por qué no? la igualdad no va peleada con el respeto, el cariño o la admiración. Podemos permitirnos ver a nuestros hijos como amigos brindándoles lo mejor de nuestro ser, siempre dentro de un marco de valores y límites.

Para concluir, te recomiendo que cuando estés a punto de emplear la citada frase, la sustituyas explicándole al niño el porque de la orden así como las consecuencias de hacer o no hacer lo que en el momento se le esta pidiendo, dando así oportunidad a que el niño reflexione y piense antes de actuar.


"Juegos y actividades para niños"

Publicado por El mundo de Constanza en 16:05 0 comentarios
En cuestión de libros, tenemos una gran variedad para elegir, y entre ellos se encuentran los libros con actividades que suelen ser una buena opción para que nuestros hijos tengan momentos de aprendizaje y diversión.

Si al igual que a mi, te cuesta mucho trabajo sentarte y jugar con tu  pequeño,  los muñecos no son lo tuyo y te aburres rápidamente, o la imaginación no es tu fuerte, es probable que un libro de actividades sea la mejor opción para que compartas tiempo junto a tu hijo. Existen muchos libros con experimentos y manualidades de fácil realización, que proporcionan  al niño conocimientos mediante la observación y la práctica. 

En este post traigo la recomendación de un libro que me ha gustado pues contiene 100 proyectos para realizar, además permite el desarrollo de la creatividad y promueve el reciclaje.


Título: "Juegos y actividades para niños"
Editorial: Blume
Año de publicación: 2013

El libro se divide en tres secciones. La primera lleva por título "Constrúyelo tú mismo" y aquí encontrarás una gran cantidad de manualidades que podrás hacer con materiales reciclados: máscaras, robots, instrumentos músicales hasta una cámara oscura. Y también encontrarás recetas muy sencillas para hacer galletas o pizza.

La segunda sección se llama "Hazlo tú mismo", en donde podrás guiarte para crear tus propios juegos de mesa o juegos al aire libre.

"Domínalo" es la tercer sección del libro y esta contiene muchos datos e información de cultura general que enriquecerán el conocimiento de los pequeños; temas como la vida en la prehistoria, los animales o las siete maravillas de la antigüedad, son explorados en las hojas de este libro.

Es un libro muy completo que te permitirá pasar un momento grato con tu hijo, explorando el mundo de la ciencia, el arte y la historia.



Nota: el libro es recomendado para niños de 5 años en adelante.

martes, 18 de febrero de 2014

¿Bailamos?

Publicado por El mundo de Constanza en 21:56 1 comentarios
El vídeo viene "ad hoc" con el post anterior, y además trae muchos mensajes que se perciben fácilmente. Ojala les guste tanto como a mi y los haga reflexionar.



Es tiempo de: ser niños

Publicado por El mundo de Constanza en 21:34 0 comentarios
Muchos padres anhelan que sus hijos tengan un futuro prometedor, y creen que el camino que los conducirá al deseado éxito debe estar saturado de actividades extra escolares que doten a sus hijos de habilidades y los provean de conocimientos para hacer frente a ese porvenir. Probablemente ese es el deseo de todos los padres; queremos que nuestros hijos tengan lo mejor, y por ello sobre cargamos de actividades a los niños desde edades muy tempranas, recortando su tiempo libre y olvidando que el niño esencialmente aprende jugando y que mediante el juego desarrolla y refuerza múltiples habilidades.

Recuerdo cuando asistía con mi hija a sus clases de gimnasia. Las clases se daban los lunes, miércoles y viernes. Mientras aguardaba a que mi hija saliera de su clase, me quedaba en la cafetería platicando con otras madres, y escuchaba la agobiante agenda que tenían la mayoría de las niñas. Muchas llegaban allí desde que salían de la escuela, y en lo que se acercaba la hora de su clase, hacían la tarea, después entrenaban dos horas gimnasia y llegaban a su casa por la noche. Mientras yo y mi hija descansábamos los martes y los jueves, algunas de las otras niñas iban a natación, ballet, inglés, o clases para aprender a tocar algún instrumento musical. Y todos los días tenían que correr de la escuela a sus clases extra escolares y de ahí, a muchas les esperaba recorrer en coche el largo camino hacía su casa sólo para llegar a bañarse, preparar todo para el día siguiente e irse a dormir. Siempre me pregunté ¿en qué momento juegan estas niñas? ¿en qué momento tienen un espacio para si mismas en donde se puedan olvidar de las responsabilidades? ¿No les generan mucha tensión? ¿Acaso no tenemos ya muchas responsabilidades cuando somos adultos, como para empezar a torturarnos desde la infancia? 

Muchos estudios arrojan que saturar a los niños de tantas actividades resulta estresante además de que puede generar problemas de conducta.

La recomendación es que, si bien las actividades extra escolares son benéficas, no debemos abusar de ellas y debemos darle un espacio a nuestros niños para que sean precisamente eso: niños.



martes, 11 de febrero de 2014

25 maneras de amar a un hijo

Publicado por El mundo de Constanza en 22:58 3 comentarios
Porque un hijo amado será un adulto feliz.

18 claves para hacer de su hijo un lector

Publicado por El mundo de Constanza en 22:49 3 comentarios

Navegando por la red, en busca de contenido que me resulte interesante y formativo para poderlo compartir en este espacio, me encontré con estos 18 importantes puntos para fomentar la lectura en nuestros hijos.

Estos puntos han sido elaborados por el escritor colombiano Luis Dario Bernal Pinilla quien es experto en literatura infantil, y que por 40 años ha promovido la lectura en Colombia y Venezuela. Encontrarás que estos puntos están divididos en 9 estrategias, y 9 errores comunes, que de ser objetivos y tener una vita retrospectiva podremos corregir.

Estrategias

1. Familia que lee unida permanece unida. Es básico que los padres den ejemplo a sus hijos, lean con ellos, se rían y se diviertan. Ideal es tener un momento del día destinado para jugar y leer.

2. No atacar la televisión. Los padres deben enseñar a los hijos a ‘leer’ la televisión para que entiendan que tiene cosas buenas y malas y que también abre ventanas culturales.

3. Visión universal. Para promocionar la lectura debe dotarse al niño con textos de cuento, poesía, teatro, cine, entre otros. Así se forma como un ser crítico, tiene una visión universal del mundo, es tolerante y dialoga antes de pensar en matar. Así aprende a ser libre y nadie lo manipula, es feliz.

4. La lecturabilidad. Es la regla de oro y se entiende como la relación de conformidad entre un texto concreto con un lector concreto. Ejemplo, si a un niño le gusta el fútbol y lo ponen a leer una novela, le agarra fobia a la lectura. En cambio, si se le da la historia de Falcao o la vida de Pelé, se devora el texto. Hay que motivar la lectura a partir de los gustos, pues un niño sin lectura es como un pájaro con las alas recortadas.

5. Estimulando el teatro. Generalmente la mayoría de los niños sufren de pánico escénico y no les gusta hablar en público, más cuando los obligan a leer en voz alta delante de sus compañeros. El teatro es el medio más eficaz para motivarlos a leer y no necesariamente se necesita actuar. La regla es que los más vivos actúan, los más calmados cuadran la logística y estén tras bambalinas. Así pierden el miedo y se incitan a la lectura por medio del placer y el trabajo en equipo.

6. Darles literatura con ética, estética y esperanza. Significa que se les debe hablar con la verdad, que sean textos con contenido acorde a sus expectativas y que dejen mensajes que los inciten a seguir leyendo.

7. Enseñarles que la lectura permite viajar al exterior sin visa o pasaporte y contribuye a elevar el nivel cultural.

8. Fomentar la literatura de ficción. Ejemplo, si un padre es científico lógicamente su hijo leerá textos de ese tipo. ¡Pero!, cuando le dan un poema de amor no va a entender nada. Quien lee ficción sabe de todo y es más sociable.

9. Aprovechar la fascinación tecnológica. Si los niños y jóvenes se dejan seducir más fácilmente por la tecnología, motivarlos a leer libros cortos digitales y animados.


Errores

1. Planear la promoción de la lectura como si fuera una campaña. La mayoría de los países de América Latina han iniciado miles de programas para bajar los nefastos índices de lectura y no han podido. La causa es que creen que la promoción de la lectura es cuestión de dos o tres meses. Esto lleva a que en países como Colombia se lean menos de dos libros al año cuando el ideal son más de tres.

2. El castigo. Si en la casa o en la escuela por portarse mal se castiga al niño poniéndolo a leer, se estimula el rechazo a la lectura.

3. Obligarlos a leer Simón el Bobito. Para los niños de la actualidad, fascinados por la tecnología y permeados por la violencia, el sexo y las drogas, Simón el Bobito termina siendo un imbécil.

4. Pretender que lean obras de la ‘prehistoria’. En principio no se puede pretender que lean clásicos de la literatura como La Ilíada y La Odisea.

5. Dejarse influenciar por la moda de las editoriales. Desde hace un tiempo lo que más leen niños y jóvenes en Colombia son textos de violencia y vampiristas, que han llevado a que los muchachos se deshumanicen más e incitan a fenómenos como el matoneo, el embarazo en adolescentes y a que solo piensen en producir dinero.

6. Las calificaciones negativas. Como se ha dicho, la lectura es un placer y cada quien lee lo que le plazca, los docentes no pueden seguir aplicando el dicho: ‘la letra con sangre entra’.

7. Crear contradicciones. Hace alusión a los métodos de enseñanza que se emplean en la casa (generalmente más entretenido) y en la escuela (tiende a ser más aburrido).

8. Todo en exceso es malo. Cuando el ritmo de lectura se torna dispendioso el niño se aburre y tiende a perderle el gusto a la lectura. No puede aplicarse la frase: Hasta que no acabe no hay televisión.

9. Crecer en un ambiente no lector. Si nadie lee en la casa se crea un entorno neutro, no saben que existe un mundo atrapado en un libro.

Fuente: 
http://www.vanguardia.com/actualidad/colombia/244883-18-claves-para-hacer-de-su-hijo-un-lector

martes, 4 de febrero de 2014

Momentos de reflexión

Publicado por El mundo de Constanza en 14:00 1 comentarios

Hoy les comparto un vídeo, que si aún no lo han visto, vale la pena que le echen un vistazo. 

En un mundo donde la tecnología se ha vuelto tan importante y se ha convertido en algo indispensable, debemos aprender  a valorar  la compañía de nuestros semejantes y a disfrutar esos momentos que sin duda enriquecen nuestro existir.

Adultos pequeños

Publicado por El mundo de Constanza en 13:31 0 comentarios

En muchas ocasiones he caído en el error de regañar a Constanza porque no actúa como lo he esperado. Pero me he sentado a meditar y llegué a la conclusión de que ella es un ser humano como cualquiera, propensa  a equivocarse, como  es natural en cualquier humano. Sin embargo, pocas ocasiones lo vemos de esta manera, y nos enojamos, regañamos y castigamos sin averiguar el trasfondo del problema, sin sentarnos a platicar y sin cuestionar qué provoca la conducta indeseada, que en la mayoría de las ocasiones carece de una intención maliciosa.

¿Te has puesto a pensar cuantas veces, siendo ya un adulto, has roto las reglas: Cuántas veces mientras manejabas has ignorado un alto, te has estacionado en donde no debías, has dicho una mentira, has utilizado un lenguaje inapropiado, has fumado  en un lugar prohibido, no has seguido indicaciones?, en fin, estoy segura que buscando encostrarás que alguna vez te has equivocado, probablemente sin intención de causarle un mal a alguien, o probablemente sí. Pero si a nosotros nos sucede, es lógico que a un pequeño le ocurra con más frecuencia ya que se  encuentra en un proceso de aprendizaje y su capacidad de raciocinio aún no ha madurado.

NO esperes que el comportamiento de tus hijos sea el de un adulto pequeño, no le exijas perfección, ten presente siempre que no existe tal perfección en ninguna persona. Reconoce las fortalezas y debilidades de tu hijo  y trabaja en ellas. Aplaude sus logros, pero por favor, cuando éste se equivoque: No le minimices. Incentívalo a que lo vuelva intentar y sé paciente.





 

Educando a mis padres Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Emocutez